El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Mercedes Benz O321 H de Minichamps (c) 2018 Antonio Sivianes Gaviño

jueves, 18 de enero de 2018

Tatra 600 de IXO/DeAgostini




Pertenece a una colección polaca denominada "Kultowe Auta PRL-u", editada por Ed. DeAgostini.


Durante los cuatro años en que estuvo en producción, del Tatra 600 tan solo se produjeron en Checoslovaquia un total de 6.342 unidades, siendo manufacturadas entre 1948 y 1952. También conocido como Tatraplan, este automóvil de tipo familiar y motor trasero "boxer" portaba una carrocería monocasco con capacidad para seis personas, puertas "suicidas" y una interesante linea aerodinámica inspirada en el mundo aeronáutico.

Tras la Segunda Guerra Mundial el fabricante checo Tatra continuó en un primer momento con la fabricación de automóviles, vehículos comerciales y militares pero rápidamente fue nacionalizada (un par de años antes de la toma del poder por parte de los comunistas). La producción de los vehículos anteriores al conflicto prosiguió, pero en el departamento de diseño Josef Chalupa, Vladimir Popelar, Frantisek Kardaus y Hans Ledwinka diseñaron un par de prototipos (llamados "Ambroz" y "Josef") que darían lugar al modelo 600, pasando a producción definitiva en 1948.

Pero en 1951 las autoridades del departamento de planificación estatal decidieron que la fabricación debía proseguir en la factoría de Mlada Boleslav, propiedad de Skoda. Tatra seguiría con el montaje de camiones, pero se sabe que el plan no fue del agrado de ninguna de las dos marcas y la producción cesó en 1952 tras solamente un año de producción en Skoda.

El Tatraplan estaba impulsado por un motor trasero de cuatro cilindros enfrentados y casi dos litros de cilindrada, enfriado por aire. Debido a su carrocería aerodinámica (con solamente 0,32 de coeficiente), el modelo demostró tener muy buenas prestaciones y de él se llegaron a construir variantes deportivas, como el 601 Monte Carlo con cuerpo de aluminio o el 602 Tatraplan Sport que compitió en el Gran Premio de Checoslovaquia de 1949. También se crearon vehículos con motor diesel o con carrocería comercial e incluso una versión reducida (el 604), pero en cantidades tan pequeñas que no llegaron a comercializarse.







Me sorprendió encontrar esta miniatura tan buena de IXO de kiosko al alcance de cualquier bolsillo (quizás hasta menospreciada por su bajo precio), por lo que unido a su linea tan atractiva (por lo menos para mí) decidí darle una oportunidad y la recibí en casa. Al sacarla del blister percibí un excelente molde con unas finas franquicias, muy buen pintado y con aceptables detalles externos aunque flojee un poco en las luces traseras y el interior. A veces el "hobby" te da sorpresas tan agradables como este Tatra que nos llega a pintar una sonrisa cada vez que lo admiramos en la vitrina, llegando a pensar que finalmente hicimos una buena compra.































domingo, 14 de enero de 2018

Commer Maidstone de IXO/Hachette




Pertenece a la colección francesa de kiosko "Passion Camping Car" de la ed. Hachette.

El vehículo comercial ligero Commer (de "Commercial") fue fabricado por Rootes antes de ser integrado en el mismo grupo que Chrysler y Dodge con el objetivo de ser la contrapartida al popular Kombi T1 de Volkswagen. El Commer fue adaptado a multitud de carrocerías y supuso un gran éxito en la Inglaterra de los años 60, pero también fue pensado para ser exportado al continente y por ello existió también con el volante a la izquierda.

Si bien el Commer compartía similitudes con la T1 alemana (como el chasis de largueros, las dimensiones, tamaño de ruedas, suspensiones y frenos de tambor) no es menos cierto que difería mucho en la situación del motor, colocado entre los asientos delanteros y no en la parte trasera. Este bloque era un cuatro cilindros con litro y medio de cubicaje alimentado por gasolina y rendía unos modestos 49 CVs que se las tenían que ver con tonelada y media larga de peso. Esto provocaba un gran consumo de combustible de alrededor de entre 12 y 17 litros a los cien, pero en llano el Commer sobrepasaba los cien kilómetros por hora (una cifra correcta para sus características).

En la conducción, se elogió bastante la estabilidad, su potente frenada y unas prestaciones comparables a las de una berlina media siempre y cuando no se efectuase un recorrido con pretensiones "deportivas". También gustó mucho su visibilidad y la maniobrabilidad, pero como el motor del Commer estaba situado muy cerca del puesto de conducción "martirizaba" los oídos de los ocupantes. Y debido a que el eje trasero era más ancho que el delantero había que acostumbrarse un poco a esta particularidad en cuanto la carretera se complicaba.

Prueba de las cualidades del Commer fue su elección por parte de muchos especialistas a la hora de carrozarlo para crear "camping cars" con él. La lista de modelos y variantes era interminable: Suntor, Coaster Dormobile, Auto-Sleeper, Car Camper, Wanderer, Clearway, Holdsworth, Paralalian, Teamster, la propia Commer... y aún nos dejamos muchos más! Los ingleses, grandes especialistas del arte de la acampada, no podían dejar pasar su famosa racionalidad a la hora de diseñar el interior de este tipo de vehículos que tanta independencia aportan (un valor muy "british") y una de las interpretaciones hechas sobre el Commer se llamó Maidstone, homónimo de una localidad sureña de las Islas.

Esta preparación incluía una cama doble y dos adicionales independientes (una en cabina y otra en el techo extensible), numerosos compartimentos interiores, mobiliario de cocina, quemador de dos fuegos con grill, un pequeño lavabo con grifo alimentado por una bomba manual y mesa central para cuando la cama doble estuviese retirada.

Desde luego, el interior era como el de una casita de muñecas y esto provocaba inconvenientes: no existía cuarto de baño (pero sí un pequeño WC seco en la parte trasera), no se podía pasar de la cabina del vehículo al interior sin salir, era complicado desplegar la cama central (y sin sitio para guardar la mesa), el aislamiento era escaso, no había batería auxiliar y además con tan poco espacio interior había que tener cuidado de no golpearse con las esquinas del mobiliario... Sin embargo, este pequeño Maidstone solventaba las necesidades primordiales y animaba a salir a la naturaleza con espíritu pionero, donde no nos faltaría un buen sándwich de pepinillos acompañado de una pinta de cerveza!







Este encantador modelito de la colección de autocaravanas se ha convertido en uno de mis preferidos por su calidad y simpatía, una miniatura muy agradable que cualquier aficionado al diecast seguro que querría tener en sus vitrinas. Siguiendo la pauta general de los demás modelos, todo el conjunto está bastante cuidado y además el molde está enteramente hecho en aleación de metal, dejando los plásticos para el interior y los detalles externos. Aunque su tamaño es escaso (junto con la Kombi T1 anteriormente lanzada), luce de forma brillante entre las demás sin que se le pueda reprochar apenas nada, si acaso la ausencia casi total de los bajos... una nadería despreciable sabiendo que su precio de salida fue de menos de 20 euros.































miércoles, 10 de enero de 2018

Mercedes Benz O 305 HLZ "TAN" de IXO/Hachette




Pertenece a la colección de kiosko de la Ed. Hachette Francia "Autobuses y autocares del mundo"


El O 305 HLZ fue un modelo del carrocero francés Heuliez que partía de la base del Mercedes Benz O 305. Fue un formidable competidor para Renault Vehículos Industriales a partir de la segunda mitad de los años 70 del siglo pasado, aunque el 80% del Mercedes fuese también de concepción netamente francesa.

A principios de los años 70 se comenzó a importar el autobús Mercedes O 305 a Francia, encontrándose con la dura competencia que le hacía el Berliet PR 100 nacional. Pero el alemán contaba con un motor más suave y menos ruidoso por lo que algunas ciudades francesas (como Nantes, Montpellier, Brest o Cherburgo) lo escogieron para hacer el servicio público de transporte de pasajeros. Esta preferencia por el producto extranjero causó algunos problemas a los mandatarios municipales, así que el alcalde de Nantes para evitar problemas se puso en contacto con Heuliez con el fin de encargarle nuevos autobuses urbanos... pero equipados con los eficientes motores Mercedes OM 407 de seis cilindros y once litros de cubicaje.

De una forma u otra, a los dos constructores (Mercedes y Heuliez) el acuerdo les pareció bien y a cambio de obtener la exclusividad de la fabricación de autobuses urbanos por parte de los franceses, los alemanes conservaban la comercialización y mantenimiento de los vehículos. Por tanto, a finales de 1975 ya circulaban por Nantes los nuevos O 305 HLZ con una delantera más moderna que la que portaban los Mercedes "oficiales" en la que solo se podía encontrar el logotipo de Heuliez (para evitar zaherir la sensibilidad francesa, suponemos). A continuación vinieron las entregas a otras localidades galas y para 1977 ya se habían vendido unas cien unidades. Esto hizo ganarse a Heuliez una gran reputación como fabricante de autobuses.

Pero no todo iba a ser un camino de rosas para la asociación francoalemana, ya que en 1980 los socialistas llegaron a la Presidencia del país vecino y su ministro de transportes, Charles Fiterman, decidió "combatir" a los fabricantes de vehículos extranjeros en suelo nacional. Fruto de las presiones, el acuerdo de Mercedes y Heuliez cesó y el carrocero francés terminó usando material de Renault pero como los autobuses alemanes existentes aún seguían prestando un buen servicio se decidió aplicarles un programa de modernización para prolongar su vida útil. De esta forma lograron llegar a principios de los años 90 unos 180 ejemplares, al menos en la capital del departamento de Loira Atlántico.








Ya tenemos el primer autobús del 2018 en el Garaje, una miniatura de un autobús con un diseño muy limpio y moderno en aquel entonces. La verdad es que si no llego a informarme por el fascículo yo no habría sospechado que bajo el Heuliez había un Mercedes O 305, pues el hecho no aparece en la tapa por ninguna parte. Esto le añade un mayor interés al coleccionista de Mercedes que yo soy, unido a la circunstancia de que Nantes es una ciudad con la que me unen lazos profesionales y afectivos. Sea como fuese la miniatura es bastante correcta sin impresionar, cuenta con algunos detalles interesantes como el anuncio de Michelin o el colorido del molde, pero no me gustaron demasiado las luces traseras y el aspecto de los "cristales", que aparecen como empañados. Por supuesto ni mencionaré el interior, totalmente desangelado. Quizás no era uno de los modelos más interesantes de la colección, pero yo no podía dejarlo pasar de ningún modo. Para el resto seguramente sea prescindible, sobre todo pensando que debería acabar por salir un Mercedes O 305 original y no éste tan "bastardeado".


























domingo, 7 de enero de 2018

Nissan Fairlady 300ZX Z31 V6 3000 de DISM





Diseñado por Kazumasu Takagi y su equipo de desarrollo, el Nissan/Datsun 300 ZX aparecido en 1983 mejoró la aerodinámica y la potencia de su antecesor el 280 ZX manteniendo su chasis, a la vez que incorporó el primer motor V6 fabricado en masa en Japón. El objetivo era, según su fabricante, resucitar el espíritu del Fairlady Z original. De esta serie se produjeron 329.000 ejemplares hasta su desaparición en 1989, la gran mayoría con destino a los mercados estadounidense y australiano.

La generación Z31 presentó cinco opciones de motorización con bloques de dos y tres litros, siempre con seis cilindros (en V y en línea) y en algunos casos con turbocompresor. La alimentación era mediante inyección electrónica de gasolina, la tracción trasera y existió con cajas de cambio manuales de cinco velocidades y automática de cuatro. Todos los Z31 llevaron autoblocante de diversos tipos a lo largo de su carrera comercial y estuvieron disponibles con volante a la izquierda o a la derecha.

Según los mercados en los que fueron puestos a la venta los Z31 llevaron unos u otros grados de equipamiento y opciones, pero todos llevaban ordenador con sintetizador de voz femenina que alertaba de posibles incidencias. Así, en Japón se enfocó como una alternativa más barata al modelo Gazelle, en Europa todos llevaron turbo de serie con 240 CVs de potencia y para Australia dejaron un solo nivel de equipamiento, quedando como opcionales el climatizador, el tablero digital y los asientos de cuero.

Del Z31 Nissan creó dos series especiales: el 50th Anniversary (1984, un coupé turbo en colores plata/negro con tablero digital, brújula, amortiguadores electrónicamente controlados, altavoces Bodysonic incorporados en los asientos de cuero, llantas de aluminio y controles en volante), y el Shiro Special (1988, con pintura blanca perlada, suspensión más rígida, mayor toma de aire delantera, llantas pintadas, asientos Recaro y diferencial trasero de tipo viscoso). Este modelo fue el automóvil más rápido fabricado en Japón al alcanzar los 246 Km/h y se hicieron 1.002 unidades, todas para el mercado estadounidense.

El Z31 conoció un restyling en 1986 que afectó a su apariencia externa haciéndolo más agresivo, aunque los cambios fueran de menor entidad que los que el modelo sufrió al final de su vida comercial (1987): en esta ocasión se incorporaron luces antiniebla, se rediseñaron los grupos ópticos traseros, se mejoraron las bombillas de los faros y se añadió una tercera luz de freno trasera de tipo "led". De esta forma los Fairlady llegaron a 1989, siendo entonces sustituidos por el nuevo Z32.










Ya iba siendo hora de incorporar un nuevo DISM, una marca sorprendente que conjuga la calidad con el refinamiento y la adición de alguna sorpresa (en este caso, nuevamente la suspensión regulable). Me gusta mucho este modelito lleno de contrastes y detalles, desde las ruedas con llantas negras en forma de turbina hasta los paneles tipo targa plateados del techo. Los puntos fuertes, sin embargo, los encontraremos en la grata apariencia de la pintura metalizada, el molde, su interior y las luces traseras. Por el contrario, lo peor lo dejo para el aspecto de la matrícula delantera, la falta de "espejitos" en los retrovisores y unos bajos muy esquemáticos. Es una buena miniatura que se puede encontrar por menos de veinte euros y que, al menos para mí, es muy atractiva visualmente.