El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Maybach DS8 Zeppelin de Minichamps (c) 2017 Antonio Sivianes Gaviño

sábado, 6 de julio de 2013

Mercedes Benz 300 SL (W198) de SCHUCO





El 300 SL es uno de los primeros superdeportivos de la historia del automovilismo, siendo producido entre 1954 y 1963 bajo las formas de una carrocería coupé y un descapotable (siempre biplaza). Max Hoffman, el célebre importador americano de vehículos europeos, fue quien sugirió a Mercedes Benz la idea de desarrollar un coupé ideado para el mercado norteamericano, que era muy importante para el fabricante alemán  tras la posguerra.

El ingeniero jefe Rudolf Uhlenhaut diseñó un esqueleto de metal ligero pero resistente que albergaba un sistema de puertas tipo "gaviota" con apertura vertical, necesari pues parte de la estructura pasaba por donde deberían ir unas puertas convencionales. Este fue una de las señas de identidad del modelo, aunque la solución se reveló tan poco práctica que hubo que incluir un volante abatible para poder entrar más o menos cómodamente en el vehículo. El material de la carrocería era principalmente de acero aunque ciertas partes eran de aluminio, no obstante (con un gran sobreprecio) se podía encargar una carrocería integral de aluminio (solo lo pidieron 29 clientes). En cuanto a la parte mecánica, por primera vez se montó en un vehículo deportivo un sistema de inyección directa de combustible Bosch, que doblaba la potencia de la versión carburada original del motor (éste era el que llevaba la berlina modelo 300). El SL se movía gracias a un motor de tres litros y seis cilindros en línea, consiguiendo una excelente velocidad de 260 KM/h, lo que lo convertía en el deportivo de calle más rápido de su época.

Precísamente en su motor radicaba la fuente de casi todos sus problemas, pues era una pieza de ingeniería tan delicada que requería constantes cuidados (por ejemplo, cambios de aceite cada 1.600 kmts). La bomba de la gasolina, mecánca, no se llevaba nada bien con el sistema eléctrico de la inyección, por lo que mandaba combustible un momento después de cortar la alimentación y ese resto no quemado causaba problemas. El embrague era muy duro de accionar y a unos 200 vehículos se les tuvo que cambiar el cárter además... Pero el coche era cómodo gracias a su suspensión independiente, su precisa dirección y un comportamiento bastante bueno aunque sensible a la cantidad de gasolina que se cargase en su enorme tanque de combustible.

El éxito del modelo fue inmediato en su mercado de destino desde que se presentó en Nueva York, vendiéndose en EE.UU el 80% de las unidades de las 3.258 unidades producidas. Además del "glamour" que suscitaba (muchos actores tuvieron uno), el 300SL fue un excelente modelo de base para competición y logró ganar en Le Mans, Carrera Panamericana o en Nürburgring, logrando buenos resultados también en las Mille Miglia gracias a su contenido peso... y a la eliminación de la inyección directa.

Hoy en día es un modelo de culto que no se vende por menos de 700.000 dólares. Forma parte de muchas colecciones privadas, que son convenientemente asesoradas por el Centro de Clásicos Mercedes Benz, una división de la marca que sigue proveyendo de piezas originales y diagramas a aquellos que tienen la inmensa fortuna de poseer un "Alas de Gaviota".








Siendo éste uno de los modelos que más me han gustado de todos los automóviles que conozco, quería que estuviese en mi colección pero representado por una miniatura de calidad. SCHUCO y Minichamps lo tienen en sus catálogos y en diferentes versiones, todas ellas de calidad aunque el coupé de SCHUCO me gustaba particularmente por tener puertas practicables que dejaban ver perfectamente el interior, bastante bueno en mi opinión. Externamente el molde es muy fino, bien pintado y con un detallado sobresaliente (manetas abatibles de puertas, luces, rejillas...) siendo acompañado por unos bajos muy precisos. Siendo un coche tan bonito merece la pena buscar una reproducción de calidad, aunque las hay de otras marcas que se pueden hallar a precios más bajos y resultan bastante dignos (la de Altaya, por ejemplo, no está mal).
























10 comentarios:

  1. El alas de gaviota.
    Quizás de los pocos mercedes clásicos que me gusten de la gama de turismos.

    Tengo yo uno no se ahora donde de Gusival , al cual le hace falta una restauración a fondo, ya que el paso del tiempo ha hecho mella en el.

    Este que tu muestras de Shuco no esta mal, pero lo que comentamos de los precios, si fueran algo mas económicos, o fabricados por segundas marcas de Low Cost, se vendería mucho mas.

    Un saludo y gracias por compartirla.

    =))

    ResponderEliminar
  2. Las cosas de calidad siempre cuestan más, Pau, no es lo mismo el jamon de York que el jamón ibérico pata negra...

    Lo que sí pueden hacer es fomentar los "dealer" y dejar las versiones de mayor representación (caja especial) para los coleccionistas más fanáticos.

    Pero este Schuco no es tan caro, si buscas bien.

    Saludos y gracias por comentar, Pau!

    ResponderEliminar
  3. Excelente replica de Schuco en 1/43, y con ese plus de las puertas operables.
    Conocia el de Ixo y también el de Minichamps (con interior color azul).
    Las 3 son muy buenas, todas aprueban el rubro.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi preferido es una versión cabrio blanca de Schuco, una maravilla que salió hace poco (a 1:43).

      Este coche debe ser de los más replicados de la historia del Die cast.

      Saludos!

      Eliminar
  4. es 1/43? ese tablero es increíble!
    si es por 300SL económicos también está el de Solido, bastante adelantado a su época, que abre puerta de un lado solo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Riguroso 1:43.
      Para mí es otro ejemplo más de otro Schuco por encima de los Minichamps. Se han puesto las pilas desde hace dos o tres de años.

      Hay más réplicas del 300Sl que perros descalzos, Gaucho.

      Saludos!

      Eliminar
  5. Si bien no soy partidario de las partes operables en 1/43, en el caso del 300 SL las puertas deben abrir sí o sí! por eso a la hora de elegir la miniatura del coche elegí también esta de Schuco, que es una pequeña maravilla en la que sólo se echan de menos los espejos retrovisores, que sí trae la de Altaya.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco quiero aperturas, aunque si encajan tan bien como en este caso (o el del Gallardo de Kyosho) las tolero sin problemas.

      Buen apunte lo de los retrovisores, pero por lo visto no eran obligatorios en esa época. Los que ves en modelos posteriores son puestos por sus dueños para poder circular con ellos en vías públicas, o bien eran opciones en el momento de la compra, por lo que no doy mala puntuación en ese aspecto (bastaba con el retro interior). Buena esa miniatura de Altaya, por las referencias que tengo.

      Saludos!!

      Eliminar
  6. Muy buena miniatura, no la conocía, sorprende lo de las puertas operables aun siendo también partidario de que no las haya en esta escala por el tema de los encastres,huelgos y demás, pero se ve que esta gente hizo un muy buen trabajo en ello.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Julián, por eso decía que si es de esta forma no me importaría que tuviesen aperturas... siempe y cuando tampoco vayan a encarecer demasiado más al producto, claro!

      Saludos!

      Eliminar

Siéntete libre de reflejar lo que piensas sobre esta entrada!